Consigue un correcto branding con estos consejos:


Sencillez


El objetivo de toda imagen de marca es la de hacerse recordar. Si bien por un bonito slogan o por un símbolo potente, la sencillez debe ser nuestro principal pilar sobre el que diseñar.

No es por azar que los logotipos que más recordemos sean de marcas como Nike, Adidas, McDonalds.

Así que define los valores fundamentales de la marca, y piensa de dos a tres frases claves. A continuación, utiliza estas frases como punto de partida para diseñar las formas, los colores o las acciones.

No seas demasiado literal


La sutileza es la clave del diseño. La intención del diseño de logotipos es captar la atención del consumidor.

El punto fundamental es despertar el reconocimiento en el espectador lo más rápidamente posible, basándonos en la simplicidad. Si, además, podemos introducir un segundo elemento de sutileza, esta marca quedará impresa en la retina de una manera más potente, al haber “algo” que sorprende.

Hay que evitar a toda costa una traducción literal de cualquier motivo.  Si realizamos un logotipo para una peluquería que contenga un peine y unas tijeras, nada va a diferenciar esa marca de las del resto de peluquerías.

No se trata de duplicar la información, sino de completarla y complementarla.

El tamaño SÍ importa

Proporción, proporción, proporción.

Estas tres reglas sencillas te llevarán a conseguir un buen logotipo.

No se trata de diseñar cada logotipo siguiendo la proporción áurea, pero cada elemento del logotipo tiene que seguir una relación entre sí de tamaño lógica.

La prueba es sencilla: Al reducir al mínimo el logotipo todos los elementos tienen que tener la misma importancia visual. E, igualmente, al expandir el logotipo.

Hazlo versátil

Un logotipo ya no existe únicamente en un rótulo, un membrete o una tarjeta de visita. Los logos ahora se usan en múltiples formatos, plataformas y medios: desde dispositivos móviles a vallas publicitarias.

Por lo tanto, hay que diseñarlo atendiendo a los modos de color tanto CMYK como RGB, resolución de pantalla e impresión. De esta manera, obtenemos un trabajo de calidad, que podremos implementar en multitud de soportes.

¡Ojito a los degradados y a los colores fluorescentes!

Un logo efectivo debe funcionar en una variedad de medios y aplicaciones. Los logos deben ser diseñados en vectores, de manera que se pueda asegurar la calidad si se escala a cualquier tamaño. Ademas debe funcionar tanto en formato vertical como en horizontal.

Tu audiencia es importante

La fase de briefing es importante tanto para el cliente como para el diseñador. En ella se especifican los criterios de diseño que más se adaptan al cliente.

Cabe tener en cuenta una serie de factores para que nuestro diseño se adapte completamente a las exigencias del cliente. Hay que tener en cuenta el sector al que se dedica el cliente, así como el público al que va dirigido y diseñar en consecuencia.

Los colores tienen diferentes connotaciones dependiendo del ámbito cultural en el que se encuentre. Aquí en el hemisferio occidental, blanco, a menudo es considerado el color de la paz o la pureza, pero en algunas partes de Asia el blanco es el color de la muerte. El color que elijamos debe ser investigado con el mercado objetivo que tiene en mente para asegurarse de que no hay traducciones culturales que pueden ser perniciosas.

Escoge un rango de colores limitado



Ha quedado claro, los colores son importantes a la hora de diseñar el logotipo. Pero, ¿cuántos colores deberíamos usar?

La respuesta es sencilla: de 1 a 3.

O bien, el logotipo es diseñado para aun evento concreto (los logotipos de las candidaturas a la ciudad de la cultura, olimpiadas, o año Xacobeo, etc, suelen ser muy coloridos), o bien, diseñamos para crear MARCA.

Por lo tanto, volvemos al punto 1: la sencillez por encima de todo.

Usamos cada color por una razón, para transmitir una sensación concreta que queremos que se asocie a nuestra marca: fuerza, seriedad, ecologismo. Si introducimos un nuevo color, por rellenar un hueco en blanco, estaremos insertando información adicional que puede ser contraproducente.

Piensa en el más allá

Piensa en un famoso logotipo.

Ahora piensa en cómo y dónde se ha implementado.

Por ejemplo, la identidad de Mastercard se encuentra en las tarjetas de crédito como su ubicación principal. Pero los elementos de su marca de trabajo en otros lugares, gracias a sus combinaciones de colores tan fácil de recordar.

Así que un sitio web o folleto impreso puede mostrar el reconocimiento de marca de una manera similar, mediante el uso de los colores clave de la marca.

Piensa en cómo su logo puede prestarse a otros usos de la marca.

Olvídate de las tendencias

Lo vemos cada año. Las modas van y vuelven tan rápido, que no nos hemos acostumbrado a una tendencia, cuando llega otra nueva.

La persistencia de la marca se esfumará con la misma rapidez con la que se marchan las nuevas tendencias, si hemos diseñado un logotipo atendiendo exclusivamente a los cánones que nos marcan las modas.

Crear un logotipo con bisel, bordes redondeados, o similar, sólo porque ahora todos son así, traerá en consecuencia una pérdida de tiempo cuando el logotipo tenga que ser rediseñado al cabo de una temporada, y perderá reconocimiento la marca.


Recuerda la REGLA DE ORO



La regla de oro de la marca es que el logo debe ser descriptible.

Es decir, como Nike “Swoosh” o McDonald “arcos dorados”.

Hay una sencillez y singularidad que puede ser transmitida por la descripción.

Combinaciones de colores claros y formas fácilmente explicables significan que su logo será más fácil de recordar, que, después de todo, es su propósito.


Crea tu propia técnica

Experimenta con diferentes flujos de trabajo. Al cabo de un tiempo darás con el que te encuentres más cómodo.

Algunos diseñadores de logos piensan en el color antes de embarcarse en la forma y el tipo, mientras que otros invierten este proceso.

No hay reglas estrictas y rápidas a la forma de trabajar – sólo en lo que producen – para ver con qué se siente mejor en cada proyecto.

Una vez que el punto de partida esté definido, el resto del diseño del logotipo debe fluir con más naturalidad.

COMO RESUMEN: