Recientemente la conocida marca de bebidas Schweppes, a cambio de mantener y limpiarlo durante 12 meses, ha instalado en el géiser Paço de Arcos (Portugal), una gran botella de dicha marca, para conseguir el efecto de ver salir el líquido como si fluyera de la propia botella. A cambio, pagará al ayuntamiento una cantidad (es de esperar que nada desdeñable), y promoverá la visita a este géiser, como potenciador del turismo.