Varias cosas a destacar de este anuncio: la primera, que la infancia de EEUU y de España no fue en realidad tan diferente. No; quizá no tuviéramos esos cortes de pelo, pero sí jugábamos a los tazos, al tamagotchi (ojo, que no me ha subrayado esta palabra el corrector) y nuestras zapatillas brillaban (bueno, las mías no, pero sí las de algunos compis).

La otra, es lo que nos ha sorprendido ver el logo de Explorer al final del vídeo. Y es que, Explorer quiere volver a conectar. ¿Cómo lo veis?